Un aula virtual no es un webinar

Como profesionales de la formación, estamos viviendo un momento de grandes retos. Tenemos muchas nuevas opciones de formación a nuestra disposición: contenidos e-learning, acceso a múltiples recursos, modelo 70-20. Pero esto no significa que los métodos más tradicionales hayan desaparecido. El aula sigue siendo una opción de formación muy efectiva. En este caso, el aula virtual.

Un aula virtual es una experiencia de aprendizaje en línea, dirigida por un Formador, en la que los participantes interactúan en el proceso de aprendizaje de una manera síncrona, al mismo tiempo. Por tanto, hay grandes diferencias entre un webinar (que tanto han proliferado últimamente) y un aula virtual.

Los objetivos son diferentes. La formación en el aula virtual es como la formación en el aula … pero virtual. Pero, no nos equivoquemos, eso no significa que el diseño y las dinámicas sean las  mismas que en el aula, ni que las habilidades requeridas sean las mismas.

Las habilidades que debemos tener para ser un instructor en el aula cambian cuando estamos en el aula virtual. Obviamente, el conocimiento del contenido y la participación de los participantes es esencial en ambas situaciones. Pero hay algunas áreas adicionales donde tenemos que cambiar nuestro enfoque para la formación virtual. Por ejemplo:

  • La tecnología. No solo tenemos que conocer la tecnología que estamos utilizando, sino que debemos tener la capacidad de hablar y usar las herramientas al mismo tiempo.
  • Las habilidades de comunicación. En el aula virtual, los participantes no pueden ver nuestro lenguaje corporal. Hablar con claridad y confianza es clave. Además, tenemos que poder cambiar el tono, la inflexión, el ritmo, etc. para comunicarnos de manera efectiva.
  • La interacción y participación. Es importante siempre en la formación, pero no debemos olvidar fomentarla también en un entorno virtual. Para conseguirlo hay que preparar actividades, icebreakers, juegos, trabajos en equipo y ejercicios de colaboración para acompañar el contenido y asegurarse de que los participantes interactúen.

Hoy tenemos multitud de herramientas y aplicaciones que nos ayudan a diseñar e impartir sesiones formativas para conseguir una buena experiencia de aprendizaje y, lo que es más importante, para que se cumplan los objetivos de capacitación.

Sin embargo, nos hemos dado cuenta de que muchos profesionales de la formación tienen oportunidades de mejora a la hora de enfrentarse a un aula virtual.

En Human Performance hemos preparado un itinerario formativo al que hemos llamado “Transformando formadores presenciales en virtuales”. En él, aplicamos muchas herramientas útiles, realizamos actividades en pequeños grupos, aprendemos y nos divertimos. Las aulas virtuales permiten todo eso y mucho más.

Te invito a seguir formando a nuestros equipos de formadores internos porque puede pasar bastante tiempo antes de que nos volvamos a ver en el aula. Pero, por supuesto, eso no significa que dejemos de aprender.


Desde Human Performance podemos ampliarte esta información y, si lo consideras oportuno, compartir contigo ideas y experiencias sobre este tema. Ponte en contacto con nosotros  y nuestro equipo profesional te atenderá encantado.

Si te ha gustado esta entrada, y deseas recibir todos nuestros artículos cómodamente en tu email, te invitamos a suscribirte a nuestro blog

Directora de Consultoría de RR. HH. en Human Performance.

Te invito a visitar mi perfil completo.

Deja un comentario