¿Podemos medir y gestionar el compromiso?