¿Por qué un mentoring específico para mujeres? - Human Performance

¿Por qué un mentoring específico para mujeres?

 

 

 

Según el INE, más de 42% del total de empleados son mujeres (y creciendo). Es imprescindible contar con las mujeres para cubrir muchas de las posiciones de liderazgo en un futuro próximo. Y todavía hoy, las mujeres tienen mayor dificultad para acceder a las personas, los recursos y las oportunidades que pueden acelerar el desarrollo de sus carreras. Como resultado, cuanto más arriba miramos en las empresas, menos mujeres vemos. Según la misma fuente, solo un 0,4% de las mujeres empleadas son directoras en una empresa grande o mediana, mientras que en el caso de los hombres se duplica ese porcentaje.

Estos datos pueden desalentar a las mujeres de buscan progresar en una empresa, hacer que se conformen con su posición actual, o empujarlas fuera de la organización.

La falta de diversidad de género puede tener un impacto negativo en las organizaciones, obstaculizando la incorporación de talento y disminuyendo la fuerza de su liderazgo.

La recuperación económica empieza a mostrar un cambio en las cifras. Las organizaciones necesitas un mayor pool de talento al cual acudir para tener empleados preparados y dispuestos a trabajar por su crecimiento profesional.

Las estadísticas muestran que en los últimos años el incremento de mujeres en las organizaciones ha sido superior al crecimiento del número de hombres. Esto significa que demográficamente, las mujeres son el primer colectivo para cubrir futuras necesidades de posiciones de liderazgo.

Si las organizaciones no evolucionan para considerar o promover más mujeres para altas posiciones, podrían perder oportunidades para contar con el mejor talento posible. La incapacidad de verse a sí mismas subiendo en la escalera corporativa podría llevar a muchas mujeres a buscar en otro lado su desarrollo profesional.

En cambio, preparar a las mujeres para asumir roles gerenciales y potenciar el desarrollo de su carrera aporta perspectivas de diversidad a la visión estratégica y dirección de una organización. Esta diversidad de género en los equipos fomenta la innovación y la creatividad a través de una mayor variedad y diferentes perspectivas en la resolución de problemas y generación de ideas.

Mujeres y mentoring: la pareja perfecta

Cerrar la brecha de género es imperativo para las organizaciones con el fin de alcanzar su máximo rendimiento. Y el mentoring es la estrategia ideal para impulsar el desarrollo de las habilidades y el networking, aumentando el compromiso de la empleada, su fidelización y su desarrollo. El mentoring es el aliado perfecto para avanzar en la paridad de género en cualquier organización.

El consenso general dice que el mentoring es bueno para casi cualquier persona. Podemos estar todos de acuerdo en eso. Pero cuando se trata de mujeres, hay algunos datos que ilustran por qué el mentoring y las mujeres hacen una buena pareja. Hay estudios que muestran que el desarrollo de la carrera para mujeres está más condicionado al vínculo personal y las relaciones, mientras que el desarrollo de la carrera para los hombres significa una mayor autonomía y separación de los demás. Esto hace que el mentoring sea perfecto para mujeres, fomentando conversaciones, conexiones y relaciones.

Además cuando las mujeres ven que el mentoring ha sido positivo para ellas y avanzan en sus carreras, se convierten a su vez en mentoras de mujeres más jóvenes. De hecho, el 65 % de las mujeres que han sido mentees se convertirán en mentoras y, por lo tanto, seguirán ampliando continuamente el grupo de mentoras y perpetuando el ciclo de mentoring para mujeres.

Esta oportunidad de desarrollar habilidades de liderazgo y de networking sitúa a las mujeres en una mejor posición para avanzar más allá de su techo de cristal y acceder a las posiciones de liderazgo que van quedando por la salida de los baby-boomers.

Para progresar en sus carreras, hay habilidades importantes que las mujeres deben perfeccionar para superar ciertos prejuicios y obstáculos. El mentoring puede ser un espacio donde discutir cómo abordar con confianza cuestiones como la estrategia en las negociaciones, el feedback y el desarrollo del networking.

El mentoring permite a los empleados dirigir su propio desarrollo al mismo tiempo que se crea un modelo altamente escalable para las organizaciones. Transmite una sensación de inclusividad y eso puede ayudar a que los empleados, especialmente las mujeres, se sientan más conectados y comprometidos con sus compañeros de trabajo y con la organización.

CONCLUSIÓN

Crear una mayor diversidad de género dentro de su organización es posible. No siempre es fácil, pero es, más que nunca, posible. Introducir el cambio dentro de la cultura, los hábitos y los prejuicios, requiere reflexionar sobre las prácticas actuales y establecer nuevas iniciativas para avanzar en su organización. Se requiere dedicación y compromiso desde el CEO hasta el último empleado. Los programas de mentoring son potentes y pueden apoyar a las mujeres en su organización, haciéndolas sentirse más comprometidas, escuchadas, y en general envalentonadas. Y los empleados envalentonados pueden cambiar el mundo.


Desde Human Performance podemos ampliarte esta información y, si lo consideras oportuno, compartir contigo ideas y experiencias sobre este tema. Ponte en contacto con nosotros  y nuestro equipo profesional te atenderá encantado.

 

Si te ha gustado esta entrada, y deseas recibir todos nuestros artículos cómodamente en tu email, te invitamos a suscribirte a nuestro blog

Suscríbete a nuestro blog

y serás el primero en recibir
los mejores contenidos en Gestión y Desarrollo del Talento

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada

*