No salgas de tu zona de confort

¿Cuántas veces habrás oído o leído “debes salir de tu zona de confort”? Generalmente da mucha rabia cuando te lo dicen, y la frasecita empieza a ser aburrida y molesta.

Recientemente, José Carlos Ruiz, doctor en Filosofía, decía en una entrevista a La Vanguardia: “Se repiten muchas tonterías como eso de “sal de tu zona de confort” para conquistar lo extraordinario, cuando lo ordinario es precisamente lo que deberíamos cultivar y apreciar”.

La buena noticia es que no necesitas deshacerte de tu zona de confort. De hecho, deberías tener la mayor zona de confort posible, porque cuanto más grande sea, mejor te sentirás en más áreas de tu vida. Cuando tienes una gran zona de confort, puedes asumir riesgos que realmente te cambian.

Nuestra zona de confort es nuestro lugar seguro. Lo que sea que sea tu norma, sea lo que sea tu vida en este momento, lo que sea que ni siquiera estés pensando en cambiar, esa es tu zona de confort. Algunas personas lo llaman rutina. No es una rutina, es la vida. Son las cosas que son regulares, que son predecibles, que no causan estrés ni tensión mental o emocional.

Nuestra zona de confort es donde vamos a recargar energía en un mundo en constante cambio. Es nuestro lugar de indulgencia, donde podemos conservar nuestra energía y no tener que resolver nada. La gente a menudo no respeta las zonas de confort que han creado, sino que piensan que es malo permanecer en ellas. ¡No lo es! Si niegas que tienes una zona de confort o pretendes que no la necesitas, estarás estresado todo el tiempo.

Cuando desees hacer un cambio en tu vida, desarrolla tu zona de confort existente en lugar de renovarla completamente. Rhonda Britten, fundadora de The Fearless Living Institut  y autora de varios bestsellers ha creado una estrategia que llama “Extender, arriesgar y morir”.

Imagina una diana. El centro de la diana es tu zona de confort. El próximo anillo es tu zona de “extensión”’, la que está al lado de esa es tu zona de “riesgo” y todo lo que está fuera de eso es tu zona de “muerte”. Cada vez que te mueves a una nueva zona, tienes que pasar por un poco de miedo, porque tienes que pensar diferente acerca de ti y de lo que eres capaz.

¿Cómo podemos ampliar nuestras posibilidades?

Extender

Se refiere a algo que nos decimos que debemos hacer, pero que no hemos hecho,. Esta zona incluye todos los movimientos de superación personal que sabemos que podríamos hacer, si tan solo no fuéramos tan perezosos / temerosos / equivocados. La zona de estiramiento es donde nos golpeamos más. Es como, ¿Qué pasa conmigo? ¿Por qué no estoy haciendo esto que sé que debería estar haciendo? Pero cada vez que vamos a hacerlo, de repente nos parece difícil. No está en nuestra zona de confort, y ahora no sabemos cómo actuar y nos sentimos incómodos.

Primero, enfoca tus esfuerzos. Responde a la pregunta: ¿En qué área de mi vida el cambio positivo tendría el mayor impacto?” (Tal vez sea su salud, o su trabajo, o su vida amorosa …) Una vez que tengas la respuesta, propón tres cosas que ha estado sintiendo que “deberías” hacer en esa área, y haz una de ellas … . hoy.

Arriesgar

Un riesgo es algo en lo que no estás seguro de que tengas éxito. Es algo que desearías poder hacer, pero nunca creíste que fuera posible para ti. Es un “ir más allá” de lo que ya eres, está en la misma arena, pero tienes una actitud de ‘no puedo’ al respecto.

Mantente en el mismo tema que elegiste en la etapa anterior, renuncia a algo. Hazlo difícil. Hazlo aterrador. Haz que sea algo que nunca pensaste que podrías lograr. ¿Dejar el tabaco (o el alcohol, la carne o la cafeína o el gluten) durante un mes? ¿No más domingos gastados en el sofá esta temporada? No más esconderse en la esquina en las fiestas … ¿alguna vez? Sí.

Morir

La muerte siempre se siente como una elección loca. Piensas: “Si tengo que hacer eso, me muero’. Te asusta solo pensarlo e inmediatamente te mueves hacia: ‘¡No!’ Provoca un gran miedo al fracaso. Son esos deseos secretos, ocultos en el fondo, los que nunca le reconocerías a nadie más “. Para muchas personas hablar en público entra dentro de esta zona. Para otras, es la negociación salarial. O realizar la entrevista de desempeño de su equipo.

Puedes moverte a esta zona, manteniéndote en tu tema, hazte la siguiente pregunta: “Sería tan maravilloso si pudiera XYZ, pero no creo que sea capaz”. Entonces (¡lo adivinaste!) Toma medidas para realmente hacer eso XYZ. ¿Renunciar a tu trabajo y regresó a la escuela a los 35 años? ¿Presidir una importante reunión de toda la compañía? ¿Viajar al extranjero solo, a un país donde nadie habla inglés? Sí, sí y triple sí. Toma medidas para que esto suceda.

Lo que es zona de muerte para ti puede ser solo difícil para otra persona. Se trata de emociones y mentalidad. A medida que comiences a extender tu zona de confort y moverte hacia las siguientes, tu zona de confort crecerá, y encontrarás que las cosas que solían ser “me muero”, ahora son solo riesgos. A diferencia del establecimiento de metas típico, que puede ser perjudicial porque se enfoca demasiado en el resultado: expandir tu zona de confort es motivarte e inspirarte. No es “voy a ser bueno en todo”, se trata de no tener miedo a intentarlo.


Desde Human Performance podemos ampliarte esta información y, si lo consideras oportuno, compartir contigo ideas y experiencias sobre este tema. Ponte en contacto con nosotros  y nuestro equipo profesional te atenderá encantado.

Si te ha gustado esta entrada, y deseas recibir todos nuestros artículos cómodamente en tu email, te invitamos a suscribirte a nuestro blog

Deja un comentario