Desafíos de talento para startups - Human Performance

Desafíos de talento para startups

Para el éxito de cualquier startup es crítico establecer una estrategia de RR. HH. alineada con su estrategia de negocio. Aunque parezca evidente, no son pocas las ocasiones en las que la gestión del talento pasa a un segundo plano ante lo grandes desafíos de negocio que se plantean.

Durante los primeros días de una nueva empresa, hay dos problemas importantes con los que se enfrenta una empresa: desarrollar su producto o servicio y encontrar a sus primeros clientes. Esas dos cosas pueden hacen que, a menudo, los problemas relacionados con el desarrollo de un equipo se queden atrás. A menudo, las habilidades de las personas pasan a un segundo plano y no se abordan.

La tiranía de lo urgente en una startup impide que los fundadores y empresarios piensen en el crecimiento a medio plazo de su equipo y su personal. A medida que una empresa crece, los conjuntos de habilidades requeridas para dirigir un negocio son obviamente diferentes cuando una compañía tiene 5 o 25 o 250 personas.

Si un empresario de verdad cree que el equipo y las personas son los activos más importantes de una empresa, es importante establecer esa estrategia de RR.HH. en la organización desde los primeros días. Debe pensar en la mejor manera de dar feedback, de planificar el crecimiento, de cómo ayudar a las personas a pensar sus trayectorias profesionales y cómo lidiar con los problemas de rendimiento. Es más fácil comenzar en los primeros días de una empresa, que enfrentarse a los retos acumulados cuando la empresa es más grande.

Lo que ocurre es que la mayoría de las empresas de nueva creación no tienen una persona de recursos humanos desde el primer día. El CEO o vicepresidente de marketing o ingeniería, la persona que administra los recursos humanos, tiene sus otras responsabilidades y no tiene tiempo para pensar en las habilidades y el desarrollo de las personas. Incluso si asumimos inclinaciones naturales para tales asuntos de RR.HH., estos líderes se enfrentan a otros problemas y, a menudo, no han sido capacitados en la función de RR.HH.

Sin embargo, las personas de cualquier organización necesitan formarse y desarrollarse continuamente. Necesitan poder aprender nuevas habilidades a medida que el negocio cambia. Si tienes buen talento, debes asegurarte de que estén capacitados y al día en la tecnología del momento. Es crítico.

Si queremos tener una organización que aprende, debemos pensar en tomar el talento existente y desarrollarlo. Es mucho más caro reemplazar a alguien que desarrollar el talento que ya tenemos. Para la supervivencia de la organización y teniendo en cuenta la velocidad con la que estamos lidiando con estos problemas, las empresas tienen que pensar en el crecimiento a medio plazo de su gente. Los ejecutivos deben preguntarse si los empleados no solo pueden hacer su actual trabajo, sino también si pueden asumir las siguientes dos posiciones, a medida que la empresa crece y escala.

Hasta contar con una persona de recursos humanos, el CEO debe hacerse cargo de estos temas. Debe inculcar cómo dar feedback y hacer crecer a las personas. En los primeros tiempos de una startup, puede ayudar la contratación de un consultor de recursos. Lo más importante es que esta cultura de orientación a las personas esté presente desde el primer día.

Los empresarios deben hacerse ciertas preguntas: ¿Le están dando a sus empleados las herramientas para ser efectivos en sus trabajos? ¿Les están proporcionando herramientas para desarrollar sus carreras? ¿Están brindando oportunidades para que logren todas las cosas que quieren hacer?

Tanto en las startup como en las grandes empresas, si eres el gerente de una organización, entender las esperanzas y los objetivos y las aspiraciones profesionales de tu equipo te permitirá ubicar a tu equipo en roles y posiciones donde estarán altamente motivados para trabajar duro. Si la gente cree que los estás cuidando, es increíble lo que pueden lograr.

Por tanto, la pregunta que un líder debe hacerse es si realmente conoce los objetivos del equipo y cómo puede ayudarles a alcanzarlos. Es una mentalidad con una visión a medio plazo en lugar de una visión transaccional del desarrollo de las personas.

Un buen líder puede empujar constantemente para ampliar la zona de confort. Cuando las cosas están yendo bien, pueden subir el listón. Los líderes pueden dar a las personas herramientas específicas, como talleres para desarrollar habilidades, pero también deben empujar y desafiar a las personas.

Y, sobre todo, no olvidar nunca que, especialmente una startup, debe fomentar la comunicación, los vínculos entre los compañeros, la motivación y el talento del equipo.

1,106 total views, 54 views today

Directora de Consultoría de RR. HH. en Human Performance.
Te invito a visitar mi perfil completo.

Suscríbete a nuestro blog

y serás el primero en recibir
los mejores contenidos en Gestión y Desarrollo del Talento


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada

*

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com