Cultura y valores de las empresas 'agile': ¿el huevo o la gallina? - Human Performance

Cultura y valores de las empresas ‘agile’: ¿el huevo o la gallina?

Comentábamos la semana pasada entre colegas la abundancia de nuevas aportaciones que han surgido en los últimos años en torno a las metodologías ágiles. Hemos leído acerca de “Agile coaching”, de “Agil corporate culture”, de “Agile Assessment”, de “Agil strategic planning” y de “Agil training and development”; incluso de “Agile technical writting” o de “Agile cooking”. Raro es el día en el que alguno de nosotros no sorprende a los demás con un hallazgo relacionado con la agilidad: ¡Mirad lo que he encontrado!… ¿Es solo una moda?

Muchas de esas aportaciones no aguantan ni siquiera un superficial análisis desvelando que, en realidad, son poco más que una mera asociación de términos con ánimo “marketiniano”. Otras, por el contrario, responden, de verdad al título. El tema de la cultura y los valores puede ser una de ellas.

Las cuestiones que nos interesaban inicialmente eran dos:

La primera es algo similar a lo del huevo y la gallina: ¿Qué es antes? ¿La cultura ágil, capaz de acoger de manera natural metodologías ágiles en su seno, o las metodologías ágiles que van creando cultura acogedora paulatinamente? Preguntas relacionadas serían: ¿hay organizaciones cuya cultura impediría que esta manera de trabajar funcione? Y aun más interesante: ¿implantar metodologías ágiles podría actuar de palanca de cambio cultural?

La segunda cuestión es conocer qué características tienen las organizaciones ágiles desde el punto de vista de su cultura y valores y si tienen ventaja frente a las, llamémoslas por oposición, “lentas y pesadas”.

Fuimos con nuestras cuestiones e inquietudes como brújula a navegar por internet y hemos leído opiniones vertidas en blogs, sesudos artículos académicos, informes varios de encuestas (McKinsey, Forbes, HBR etc.) y hemos añadido nuestra propia opinión.

La primera cuestión (la del huevo o la gallina) no tiene respuesta fácil. Las opiniones y las evidencias se inclinan por algo que hemos de tener en cuenta siempre que trabajemos sobre este tema.

No debe ser antes la gallina de la cultura ni el huevo de las metodologías ágiles, sino que debe ser una co-creación mutua, ineludiblemente. Es algo así como una gallina que naciera del mismo huevo que acaba de poner.

Este aparente rompecabezas trasladado a la práctica contiene dos importantes advertencias:

  • Si quiere transformar su cultura en una cultura ágil (mediante un esfuerzo planificado de change management) cuente con la ayuda, entre otros disparadores de cambio (quizá el más potente), de la implantación de metodologías ágiles en algún lugar de su organización.
  • Y al revés: si quiere implantar metodologías ágiles en una parte de su organización, no se olvide de que no tendrá más remedio que conducir el cambio hacia lo ágil en toda la organización porque ésta funciona como un sistema de interdependencias. Así que ¡ojo!

La segunda cuestión, la de las características de la agilidad cultural y sus ventajas tiene respuestas interesantes también. Lo comentaremos en el siguiente artículo.


Desde Human Performance podemos ampliarte esta información y, si lo consideras oportuno, compartir contigo ideas y experiencias sobre este tema. Ponte en contacto con nosotros  y nuestro equipo profesional te atenderá encantado.

Si te ha gustado esta entrada, y deseas recibir todos nuestros artículos cómodamente en tu email, te invitamos a suscribirte a nuestro blog

2,676 total views, 4 views today

Director de Consultoría en Human Performance.
Te invito a visitar mi perfil completo.

Suscríbete a nuestro blog

y serás el primero en recibir
los mejores contenidos en Gestión y Desarrollo del Talento


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada

*

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com