¿Cuándo será el futuro del aprendizaje?

“Your time is now. The future is calling”. Ese era el lema del primer congreso internacional de la ATD (Association for Talent Development) al que asistí en el año 2005.

Hace más de 15 años y desde entonces sigo oyendo hablar continuamente del futuro del trabajo, del futuro de la formación y me pregunto: ¿cuál será la fecha en la que llegará ese futuro?

Para algunos, hablar del “futuro” significa mirar a 10-15 años vista, y para otros, tan solo 5 años, pero nadie dio nunca la fecha exacta en que nuestras predicciones futuras llegarían a buen término. Nadie predijo qué sucedería en cuestión de días. Nadie predijo que el mundo entero evolucionaría tan rápidamente, pero lo hemos hecho. Estamos viviendo un desastre global colectivo que nos ha catapultado años hacia el futuro, acelerando el estado del trabajo remoto.

El futuro del aprendizaje y el trabajo remoto está sucediendo ahora, literalmente.

El futuro del aprendizaje

El aprendizaje y el desarrollo en las organizaciones es una estrategia fundamental que se utiliza para preparar a nuestros colaboradores para responder a los retos del negocio. El debate sobre las modalidades más efectivas de aprendizaje ha sido continuo: dirigido por un formador, formación virtual, eLearning, híbrido, etc. El cambio abrupto en nuestra vida que ha supuesto la pandemia de la COVID-19 ha comprimido una evolución de años en unos pocos meses y los profesionales de la formación y el desarrollo hemos necesitado explorar rápidamente oportunidades para evolucionar.

Es evidente que las formas de aprendizaje necesitan evolucionar para satisfacer las necesidades de nuestras compañías, y que en los próximos años se producirán algunos cambios significativos:

De qué saber                                a cómo hacerlo

De centrado en el formador        a centrado en el participante

De aula física                                a aula virtual

De formador experto                    a facilitador de experiencias compartidas

De titulaciones regladas              a desarrollo de competencias

De creación de contenidos          a curación de contenidos

De “push”                                      a “pull”

De jefes y supervisores                a líderes y coaches

Lo que necesitan hoy las empresas es velocidad, no perfección, junto con el rendimiento y el apoyo al negocio. No necesitamos la formación como un objetivo en sí mismo, sino como un medio para alcanzar nuestras metas. Es nuestra responsabilidad desarrollar y ejecutar todas las teorías, metodologías y enfoques que hemos estado estudiando sobre el futuro del aprendizaje.

Estamos aprendiendo que no es suficiente simplemente elevar y cambiar las sesiones de clase dirigidas por un formador a sesiones virtuales en línea. Hemos pasado de “Zoom entusiasmo” a “Zoom agotamiento” en cuestión de semanas. El aprendizaje virtual debe ser creativo, colaborativo y de apoyo.

Veníamos hablando de estos temas hace tiempo, pero no sabíamos que necesitaríamos tomar años de teoría y aplicarla de la noche a la mañana. Es cierto que algunos de nuestros intentos actuales son torpes, pero estamos aprendiendo y evolucionando rápidamente, y lo lograremos.

Nuestra nueva realidad marca un cambio de experiencia para nuestros colaboradores Su aprendizaje debe centrarse en sus necesidades, no en lo que a nosotros nos gusta. El resultado será un modelo de aprendizaje ajustado. El futuro del aprendizaje es ahora.

El trabajo remoto llegó para quedarse

Hasta ahora, solo un porcentaje de organizaciones reconocía el poder y el valor del teletrabajo. Además de los ahorros de costes asociados con el menor espacio requerido para las organizaciones, existen beneficios para el trabajador. Los defensores del teletrabajo afirman que trabajar es lo que haces, no adónde vas.

De la noche a la mañana, millones de trabajadores se vieron obligados a realizar trabajos a distancia. La transformación no ha sido ni perfecta ni fácil, pero el mundo se está adaptando. Lo que anteriormente había sido un proceso de transformación corporativa hacia el futuro del trabajo remoto, se logró en cuestión de días. Los gerentes están desarrollando confianza y estableciendo la cadencia de comunicación necesaria con sus equipos para aumentar su nivel de comodidad (ambos son requisitos para relaciones laborales remotas exitosas). Las organizaciones que previamente cuestionaron la posibilidad del trabajo remoto están experimentando de primera mano el valor que puede aportar.

El futuro del trabajo

Los modelos comerciales han cambiado de la noche a la mañana y continúan evolucionando rápidamente no solo para satisfacer las necesidades de los clientes sino, cuando es posible, de una población asediada por una pandemia. La agilidad de las organizaciones para alejarse de sus modelos de negocio de hace solo unos meses con tanta rapidez y éxito no tiene precedentes. Si alguien hubiera predicho que muchas empresas pasarían al trabajo 100% remoto y cambiarían sus modelos comerciales de manera acelerada en cuestión de días, no lo habríamos creído. Estamos viendo el futuro del trabajo.

Durante muchos años, los futuristas han compartido el objetivo de tener empleados ágiles y adaptables que estén listos para satisfacer cualquier necesidad organizacional futura. Durante mucho tiempo hemos abogado por no definir el talento por trabajos o títulos de trabajo, sino más bien por habilidades. De la noche a la mañana, se ha producido el cambio. “No es mi trabajo” (tres de las palabras más peligrosas que pueden pronunciar los empleados de cualquier organización) se ha quedado en el camino ya que todos trabajan juntos. Desde preparar a los formadores “presenciales” para formar virtualmente, formar a los líderes para trabajar con su equipo en remoto o desarrollar las habilidades de comunicación virtual, los ejemplos de nuestra capacidad ágil e innovadora son abundantes. La adaptabilidad que están demostrando nuestros colaboradores en este momento es impresionante.

El futuro del trabajo es ahora. Quizás no es el futuro completo que predijimos, donde los robots y la tecnología realizan algunos de nuestros trabajos; llevará más tiempo desarrollar esa visión. Lo que vemos ahora tiene que ver con el lado humano, donde las habilidades cognitivas de orden superior como la empatía son imperativas, lo que nos permite conectarnos y comprendernos unos a otros. Nuestras capacidades de resolución de problemas, nuestra creatividad y una mentalidad de crecimiento refuerzan nuestra resistencia y capacidad para enfrentar la adversidad y el cambio crítico con éxito.

Nuestro futuro

Nuestro mundo se volvió virtual de la noche a la mañana cuando nos convertimos en los anfitriones de un contagio invisible. La separación se convirtió en la clave de la seguridad, sin embargo, en medio de nuestro aislamiento, compartimos una conexión. Estamos conectados en red, y estamos experimentando colectivamente este desastre sin precedentes como comunidad global. Las barreras físicas son omnipresentes, pero las paredes virtuales se están desmoronando a medida que extendemos la comprensión más allá de nuestros pequeños círculos y hacia el mundo.

Nuestros esfuerzos no son perfectos. Podríamos hacerlo mejor, pero dada nuestra falta de tiempo para prepararnos, estamos experimentando a diario. Tenemos que ajustar el motor con el coche en marcha. Algunos de estos experimentos fallarán. No existe una solución única para nuestra situación actual, ningún modelo previo en el que apoyarnos.

En nuestro panorama drásticamente cambiado, vemos el futuro: trabajo remoto, agilidad organizacional, aprendizaje en red e hiperconectividad entre las personas. Puede que no haya llegado como predijimos, con años de transformación gradual, de robots tomando el control del mundo. En cambio, nos enfrentamos a un acelerador sigiloso y silencioso que dividió nuestro mundo físicamente, pero nos unió virtualmente. Con él vino el miedo, la volatilidad y la incertidumbre, pero al final, es nuestra humanidad la que nos permite prevalecer. La empatía, la creatividad y la resolución de problemas son las habilidades del futuro, las capacidades de hoy y los poderes que nos hacen resistentes e insustituibles.


Desde Human Performance podemos ampliarte esta información y, si lo consideras oportuno, compartir contigo ideas y experiencias sobre este tema. Ponte en contacto con nosotros  y nuestro equipo profesional te atenderá encantado.

Si te ha gustado esta entrada, y deseas recibir todos nuestros artículos cómodamente en tu email, te invitamos a suscribirte a nuestro blog

 

Deja un comentario