¿Cómo superar el cansancio por la pandemia en tu organización?

La fatiga por esta larga pandemia está afectando a las organizaciones y a los empleados. En 2020, hemos soportado una pandemia mundial, una crisis económica masiva y un malestar social generalizado.

Cuando le preguntas a la gente cómo les va, más allá de las respuestas superficiales de “estoy bien” o “lo voy llevando”, surge un nivel más profundo de dificultades: “estoy estresado abrumado y solo”, “estoy completamente agotado”, “he perdido el optimismo”, “no sé cuánto tiempo más puedo seguir así”.

Si bien las noticias positivas sobre vacunas altamente efectivas nos brindan nuevas esperanzas, no cambian el hecho de que muchas personas están luchando contra esta fatiga, y la situación puede seguir así durante muchos meses.

Un año después de la declaración de la pandemia del COVID-19, una cosa es segura: estamos cansados ​​de todo esto. Queremos poder movernos libremente: comer en restaurantes, reunirnos en eventos deportivos y celebrar las fiestas con las familias. Pero, para citar a los Rolling Stones, desafortunadamente, “no siempre puedes conseguir lo que quieres”.

Sin embargo, debemos hacer algo más que afrontarlo o sobrellevar la situación. Como dijo Albert Einstein, “en medio de cada crisis hay una gran oportunidad”. Las organizaciones tienen la oportunidad de hacer más que simplemente “superarlo”, restaurando el desempeño y la vida laboral que disfrutaban antes de la crisis. Cada vez vemos más claro que no es probable que simplemente “recuperemos” cómo eran las cosas antes de la crisis del COVID-19. Es probable que la pandemia y nuestras respuestas colectivas a ella provoquen cambios permanentes en las preferencias y el comportamiento de las personas, de los modelos de negocio y de las formas de trabajar.

Cuando comenzó la pandemia, muchas organizaciones y sus empleados reunieron la energía y la determinación para responder rápida y sorprendentemente bien a desafíos sin precedentes. Las empresas dieron un paso al frente al centrarse en la salud y la seguridad de sus empleados mientras se enfrentaban a un difícil conjunto de amenazas e incertidumbres. Muchas organizaciones vieron a líderes de todos los niveles enfrentarse al desafío, centrarse en los problemas más críticos exigidos por la situación, unirse y responder heroica y desinteresadamente para apoyar a colegas, clientes y comunidades. Inicialmente, también era novedoso trabajar desde casa, y muchos empleados se sorprendieron gratamente de lo mucho que se podía hacer de forma virtual. A medida que los equipos se movilizaron para responder a la crisis, la moral se vio impulsada por los mensajes inspiradores y las acciones de los líderes que mostraban que “podemos superar esto juntos”.

Pero muchos meses después, sin un final claro a la vista, la adrenalina de esos primeros sprints de alta energía se ha desvanecido. Los empleados ahora están tratando de atravesar lo que se ha convertido en una maratón: un ritmo insostenible. Nos encontramos en las primeras etapas de un período potencialmente prolongado de desilusión, dolor y agotamiento, un período que puede empeorar antes de mejorar.

Quizás lo más importante es que las empresas se están dando cuenta de la necesidad de una mayor empatía para crear un lugar de trabajo que pueda liberar todo el potencial de su gente incluso más allá de la crisis. Las tendencias globales ya estaban comenzando a cambiar las viejas reglas de la gestión de la era industrial, introduciendo nuevos principios más centrados en el ser humano que realmente colocan al talento y a las personas en el dentro del éxito organizacional.

Es probable que la pandemia acelere esas tendencias.

A pesar de este prolongado período de crisis, muchas organizaciones están experimentando con diferentes enfoques

Desde una perspectiva empresarial, debemos mantener a nuestras organizaciones enfocadas y encaminadas. Buscar iniciativas para revitalizar las agostadas fuerzas de nuestros equipos y hacer cambios para emerger juntos más fuertes.

Nos atrevemos a sugerir algunas ideas a tener en cuenta:

Refuerza lo que está funcionando.

Hemos aprendido mucho durante el último año. Sabemos cómo trabajar de forma remota, cómo mantenernos socialmente distantes, cómo cumplir con los protocolos de seguridad COVID-19. Asegúrate de resaltar las acciones y programas que están funcionando y reconoce a aquellos que están haciendo que esto suceda.

Revisa lo que no es.

Si bien hemos podido ajustarnos fácilmente en algunas áreas, hay otras en las que ese no es el caso. Si algo no funciona, deja de hacerlo. En algunos casos, es posible que puedas volver a examinar la situación y probar un enfoque ligeramente modificado. En otros, es posible que debas detener esa acción y probar algo totalmente diferente en su lugar.

Mantente enfocado en tu noble propósito.

En su libro más vendido, “Liderar con un propósito noble” , Lisa McLeod reveló que las empresas que se mantienen conectadas con un propósito más grande que el dinero no solo superan a sus competidores en ventas y rentabilidad, sino que también son más capaces de atraer, retener y motivar al talento. ¿Qué tan efectivo eres conectando lo que hace tu gente con un propósito mayor que mejore la vida de las personas? Especialmente en el entorno actual, es importante que tu equipo vea el panorama general de cómo marcan la diferencia.

Muestra empatía, más allá de lo habitual.

En estos días, todo el mundo está un poco preocupado y a veces incluso malhumorado. Siempre que sea posible, dale a la gente el beneficio de la duda. Esto se refiere a clientes, proveedores, empleados y todos los demás en tu entorno. Es posible que alguien reaccione de manera inesperada al hecho de que no está viviendo su vida normal. No lo tomes como algo personal.

Mantén tus ojos en el futuro.

Esto también pasará. Los próximos meses pueden ser difíciles, pero hay una luz al final del túnel. Dibuja los pasos que debes seguir ahora para estar preparado para los días mejores que se avecinan.

Desde Recursos Humanos, es importante que establezcamos el tono para el resto de la organización, para mostrar esperanza, determinación y compromiso. Recuerda el resto de lo que nos dijeron los Rolling Stones: “no siempre podemos conseguir lo que queremos … pero si lo intentamos, es posible que obtengamos lo que necesitamos”.

Responder a esta crisis es un reto decisivo para el liderazgo. En nuestra mano está ayudar a las personas a ver el trabajo como un lugar donde pueden crecer personalmente, nutrir su talento y vivir su propósito. Como resultado tendremos organizaciones que, no simplemente sobrevivirían, sino que podrán emerger más centradas en el ser humano, innovadoras y mejor posicionadas para adaptarse a los retos futuros.


Desde Human Performance podemos ampliarte esta información y, si lo consideras oportuno, compartir contigo ideas y experiencias sobre este tema. Ponte en contacto con nosotros  y nuestro equipo profesional te atenderá encantado.

Si te ha gustado esta entrada, y deseas recibir todos nuestros artículos cómodamente en tu email, te invitamos a suscribirte a nuestro blog

 

Deja un comentario

istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
ataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escort
dubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escorts
ataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escort
london escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
london escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort