Talento, ¿para qué?