¿Aplica estos 5 principios básicos en sus acciones formativas?

5 principios básicos en sus acciones formativas - Human PerformanceDiseñar una acción formativa de calidad no es tan fácil como pudiera parecer. Es necesario prestar atención a muchos aspectos distintos con el fin de garantizar que los puntos clave no sólo se transmiten claramente, sino que también se retienen y se transfieren al puesto de trabajo. Cada acción formativa que se crea tiene un objetivo principal (a veces múltiple). El reto es explicar este objetivo, reiterarlo y asegurar que ha sido entendido. La mayoría de los objetivos implican que las personas modifiquen su comportamiento o que entiendan algo diferente. El resultado final de hacer los cambios necesarios se debe articular claramente de modo que haya una razón para hacerlo. Hay muchos consejos de diseño, trucos, teorías y mejores prácticas para conseguirlo. Hay mucha información, artículos, libros y estudios sobre el tema del diseño instruccional de calidad. La lectura de todos ellos (y recordarlos) supondría bastante tiempo. Por eso, y tan solo a modo de síntesis de aquellas ideas que nos parecen fundamentales, planteamos estos 5 principios. Al considerar estas cinco áreas, mejora enormemente el diseño de las acciones formativas y conseguirá un mayor y mejor nivel de aprendizaje. Especialmente destacable es el número cuatro. Todo el mundo necesita una razón de por qué la formación es importante para ellos, pero a menudo no se da (o tal vez no se da con suficiente claridad). Efectivamente responder a la pregunta “¿qué voy a sacar yo de esto?” sin duda supondrá un impacto positivo en el resultado.

5 principios básicos de aprendizaje que todo profesional necesita saber

1.- El aburrimiento mata.

Toda la información que entra en el cerebro se filtra a través de la amigdala.

Cuando un participante se aburre, la amígdala se vuelve hiperactiva y envía toda la información que recibe al 80% inferior del cerebro. Este es el “cerebro animal, el cerebro reactivo, involuntario”.

El aburrimiento significa que no se recuerda el contenido de aprendizaje importante.

2.- Aplicar, aplicar, aplicar

Muchos hemos experimentado las agujetas después de un largo período sin hacer ejercicio.

Al igual que nuestros músculos, las vías nerviosas se debilitan con el tiempo.

Esto significa que si los participantes no utilizan el conocimiento o las habilidades adquiridas a través de la formación, empezaran a olvidarlo.

  1. Demasiada información

El psicólogo educativo John Sweller acuñó el término “sobrecarga cognitiva” en 1998.

Todos tenemos una cantidad finita de memoria de trabajo a nuestra disposición para procesar y comprender la información.

Cuando se presenta información a un participante, es importante ofrecerla en pequeños bocados que pueda razonablemente procesar.

4.- Todos necesitamos una razón

Si un participante no puede hacer la conexión entre el aprendizaje y la aplicación en su vida cotidiana, no tendrá una razón y por lo tanto la motivación para entender el tema que estemos tratando.

Es fundamental comunicar las expectativas y las motivaciones que hay detrás de una acción formativa, ya sea adquisición de conocimientos, desarrollo de habilidades o cualquier otra.

5.- Las bases del éxito desde el principio

Es importante presentar la información de una manera lógica y clara al inicio de cualquier módulo de capacitación. La primera vez que los participantes trabajan sobre un tema, les puede resultar desconocido y extraño.

Las bases que estableces al inicio se convierten en el mapa que los participantes utilizarán para navegar e incorporar toda la información adicional que se les vaya facilitando.


 

Desde Human Performance podemos ampliarte esta información y, si lo consideras oportuno, ayudarte a desarrollar las acciones formativas en tu empresa. Ponte en contacto con nosotros  y nuestro equipo profesional te atenderá encantado.

Si te ha gustado esta entrada, y deseas recibir todos nuestros artículos cómodamente en tu email, te invitamos a suscribirte a nuestro blog.

Deja un comentario