5 Consejos para el líder virtual

Nadie podría haber predicho el cambio drástico que COVID-19 traería a nuestras empresas. Casi de la noche a la mañana, muchas personas tuvieron que realizar la transición al teletrabajo, y la mayoría lo realizaron mucho mejor de lo que hubiéramos podido imaginar unas semanas antes.

Con tantas personas trabajando de manera remota, la necesidad de habilidades de liderazgo virtual es mayor que nunca.

El liderazgo es liderazgo, independientemente de la logística. Claro que, trabajar de forma remota significa que no hay conversaciones informales en la sala de descanso o en el ascensor hasta la oficina, pero es completamente posible traducir las habilidades de liderazgo cara a cara en tácticas virtuales para continuar esa conexión humana.

Algunas preguntas que debería hacerse un líder virtual:

  • ¿Me estoy comunicando con mi equipo lo suficiente?
  • ¿Están usando sus habilidades de la mejor manera posible?
  • ¿Cuál es la mejor manera de mantener a mi gente comprometida?
  • ¿Cuál es la forma más organizada de realizar proyectos?
  • ¿Qué herramientas tengo para que todos se sientan más conectados?

Es posible que un líder no vea a su equipo en persona todos los días, pero aún necesitan saber que está allí para ayudarlos.

En este momento, y seguramente después en la pospandemia, algunas personas trabajarán permanentemente desde casa, otros estarán siempre en la oficina y otros repartirán su tiempo entre su casa y la oficina. En cualquier caso, el objetivo es que esto no afecte a sus procesos de comunicación e interacciones, en definitiva, a la calidad del liderazgo.

Los 5 consejos que todos los líderes virtuales deberían seguir

  1. Revisar objetivos y roles

Vivir con su equipo la nueva realidad, trabajando conjuntamente en la identificación de las oportunidades de mejora, los retos de aporte a la Organización, el alineamiento de las contribuciones individuales y la cohesión del equipo.

Trabajar por un objetivo compartido impulsará al equipo en una misma dirección y creará un sentido de pertenencia.

  1. Comunicar de manera clara y concisa

Los inconvenientes en la comunicación todavía son frecuentes en el trabajo remoto. Dado que no podemos captar las señales sociales o el lenguaje corporal cuando trabajamos desde casa en zapatillas, podemos sentir como si hubiéramos transmitido claramente cuando en realidad nuestros interlocutores están en la oscuridad.

Crear una cultura virtual de comunicación nítida requiere:

  • Establecer expectativas.
  • Tener siempre un plan: objetivo de la reunión, agenda, temas …
  • Asegurar la comprensión. Que lo haya dicho no significa que lo hayan entendido.
  • Escuchar antes de tratar de resolver un problema.
  • Ser transparente, mostrarse abierto acerca de cómo han cambiado las cosas en la empresa. La ausencia de una historia es una historia.
  1. Fomentar las relaciones

Entablar relaciones y fomentar la vinculación cuando ni siquiera estamos en el mismo edificio.

Independientemente de lo que se haga en la empresa normalmente para fomentar la socialización, un líder debe ajustarlo a un entorno virtual para brindar a las personas las mismas oportunidades de establecer conexiones.

Por ejemplo, nuestro café de primera hora se puede llevar a cabo mediante videollamadas, sin otro objetivo que el de socializar. Eso significa que no hay agendas ni charlas sobre el trabajo.

  1. Hacer que el equipo se sienta apoyado

Cuando todos trabajan desde casa, algunas personas pueden tener dificultades para sentirse apoyadas. Si ahora no pueden pasar por nuestra mesa para ver si estamos disponibles para una charla rápida, debemos demostrarles que estamos allí para ellos de otras maneras.

Hay algunas alternativas para hacerlo:

  • Mantener horas de oficina virtuales. Puede ser un tiempo establecido cada semana en el que prestar el 100% de atención a las personas del equipo.
  • Ser abierto sobre nuestra disponibilidad, compartiendo nuestra agenda y mostrando los espacios en los que estamos menos ocupados.
  • Programar reuniones individuales de seguimiento.
  • Fomentar el feedback, en ambas direcciones.
  • Reconocer a las personas.
  1. Cuidarse y cuidar de su equipo

Una de las claves en estos momentos es cuidar y proteger a las personas, no solo en lo que se refiere a su salud física, sino también en cuanto a su salud mental y bienestar emocional.

Sin embargo, todas las habilidades de liderazgo virtual que hemos mencionado no servirán de nada si el líder no se ocupa de su propia salud física y mental.

Los líderes pueden quedar tan atrapados en el bienestar de los demás que se olvidan de comunicarse con ellos mismos. Esto plantea el riesgo de agotamiento y el equipo se dará cuenta.

Sin duda estamos evolucionando hacia una nueva realidad. De qué manera y en qué forma, no lo sabemos, pero necesitaremos líderes que nos guíen. Los líderes que están creciendo y desarrollándose en estos tiempos inciertos y desafiantes serán los que marquen el rumbo de nuestro nuevo mañana.


Desde Human Performance podemos ampliarte esta información y, si lo consideras oportuno, compartir contigo ideas y experiencias sobre este tema. Ponte en contacto con nosotros  y nuestro equipo profesional te atenderá encantado.

Si te ha gustado esta entrada, y deseas recibir todos nuestros artículos cómodamente en tu email, te invitamos a suscribirte a nuestro blog

Deja un comentario