¿Para cuándo un Ministerio del Talento?

Pregunte, pregunte …