9 claves para la gestión del Talento - Human Performance

9 claves para la gestión del Talento

1. Examine su definición de Talento. Es más importante de lo que parece. La definición de talento puede ser y, de hecho, debe ser distinta en cada organización. Lo que el talento signifique para nosotros, marcará nuestras estrategias y políticas de talento.

2. No se conforme con la definición de diccionario; defina al máximo nivel que pueda en su Organización el Talento que se precisa en ella y admita que dicha definición puede cambiar con el tiempo.

  • ¿El talento es innato o adquirido? ¿Lo buscamos fuera o lo desarrollamos?
  • ¿Es más una cuestión de cantidad o de calidad(aptitud)?
  • ¿Talento o talentos? ¿Talento para qué?
  • ¿Se basa más en conocimiento o en actitudes?
  • ¿Todo el mundo tiene talento? ¿o sólo algunos? ¿O unos más que otros?

3. No importa qué estrategia de Talento siga; lo importante es que siga alguna. Dedique tiempo a definirla contrástela al máximo nivel que pueda y luego actúe en consecuencia y con persistencia. Hay tres enfoques principales en la estrategia para la gestión del talento:

  • Estrategia basada en las personas
  • Estrategia basada en los puestos
  • Estrategia basada en los sistemas de talento

O una mezcla de las tres, en distintas proporciones. Encontrar el mix idóneo es clave.

4. Gestione el talento mediante competencias alineadas con la estrategia y valores, no con las funciones de los puestos.

5. Alinee las prácticas internas de Talento al branding externo.

La estrategia de gestión del talento, bien alineada a la estrategia de branding, supone un elemento clave de competitividad de la organización. Desde nuestro rol podemos contribuir a “humanizar” la marca, reforzando la percepción del ADN de la organización, de sus valores, de cómo se trabaja en ella y el grado de involucración emocional y compromiso con sus empleados.

6. Integre sus Políticas y Sistemas de gestión de Talento, es la única manera de que realmente sirvan para algo.

7. Adecúe las Soluciones a las necesidades individuales.

    • Personalizando las medidas: (retribución, reconocimiento, desarrollo, etc.).
    • Del menú a la carta.
    • Tratando de manera individual a las personas.

8. Trate a los empleados como stakeholders y ceda la responsabilidad del Talento a las personas.

La responsabilidad del desarrollo del talento es fundamentalmente individual. La organización debe poner los medios y recursos, pero si no existe la motivación y voluntad de cada una de las personas no se obtendrán los resultados esperados.

9. Evalúe, mida el Talento en su Organización y su contribución a desarrollarlo.

Lo que no se mide acaba por ignorarse y no existir: demuestre el ROI de las Soluciones que aplica, publicite su contribución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada

*